Ventajas de comprar una vivienda

La compra de una casa es una de las decisiones más importantes en la vida de una persona, y de hecho, habitualmente se tiene miedo a precipitarse, lo que ha derivado en un incremento del número de pisos en alquiler. Parece ser que hoy día hemos olvidado los múltiples beneficios de ser propietarios, y por ello, en Gestyona, queremos recordártelos a continuación.

Tu lugar propio

El hecho de disponer de un lugar que es de tu propiedad, consigue que te identifiques con él, lo que te aportará un sentido de permanencia y pertenencia. También te resultará más fácil la posibilidad de ampliar tu familia en un futuro.

Por otro lado, la idea de que, al contrario que en los pisos de alquiler, puedas modificar la estructura de tu apartamento, resulta muy atractiva. No necesitas permiso de ningún propietario, porque lo eres tú, y puedes hacer los cambios que consideres oportunos en tu hogar.

Uno de los factores más importantes es que dispondrás de una vivienda cuando te jubiles, y como la mayoría de los ingresos decaen, se agradece tener un lugar donde residir.

Más beneficios de los que creías

Hay que destacar los beneficios fiscales que no están disponibles para los inquilinos, ya que puedes ahorrar bastante dinero en impuestos federales y estatales.

Otra razón económica para comprar es que, mientras que los costos de alquiler suelen aumentar año tras año, hay tipos de préstamos hipotecarios como la hipoteca de tasa fija que te dan opciones de pago que siguen siendo básicamente los mismos durante largos períodos de tiempo.

Seguro que has oído la frase de “alquilar es tirar el dinero”, esto se debe a que si optas por vivir de alquiler toda la vida, nunca dejarás de pagar por algo que no será tuyo finalmente, lo contrario a lo que ocurre en la compra de un piso, ya que llegará un momento en el que dejarás de tener ese gasto mensual.

No olvidemos que además, a largo tiempo suele revalorizarse, y que supone una medida de ahorro en el futuro.

¿La opción de vivir de alquiler es perfecta?

Decantarse por el alquiler nos puede parecer la idea más atractiva debido a que apenas se necesitan ahorros para ponerlo en marcha y a la libertad de poder trasladarnos de un lugar a otro, no obstante, también tiene sus inconvenientes:

Siempre existe un contrato mínimo de permanencia, no te beneficias de los ciclos alcistas/bajistas de la vivienda y no tienes la total certeza de que el propietario no decida nunca dejar de alquilar su vivienda, lo que en ese caso te obligaría a buscar una nueva casa. Además de todo ello, el alquiler generalmente sube cada año, y te recordamos que tendrás que pagarlo sean cuantos sean los años que estés residiendo allí.

¿Cuál es tu opinión? ¿Prefieres la compra de una casa o vivir de alquiler? ¡Danos tu opinión respecto al tema, y estaremos encantados de leerla!

WhatsApp chat